martes, 20 de octubre de 2009

SINGAPUR

Nota: Antes de llegar acá, estuvimos en el sur de Tailandia, desde agosto 21 a septiembre 3, más adelante contaremos la historia de esta región que visitamos en dos etapas.
.
Septiembre 3: un día de conexión de vuelos, muy interesante
Sin mucha expectativa, volamos desde Phuket y llegamos al súper aeropuerto de Singapur y desde el primer momento nos hicieron sentir muy cómodos, el oficial de inmigración nos conversó de todo y a pesar de no haber pedido visa, no nos cobraron a la entrada. Pudimos hacer el check in para nuestro vuelo de conexión de media noche hasta Beijing, así que decidimos irnos de tour por la ciudad. Singapur está tremendamente organizada y movilizarse desde el aeropuerto hasta la ciudad muy fácil, el metro sale desde la terminal 2 y se toma 30 minutos en llegar al centro de la ciudad (city hall). Es un lugar con el nivel de desarrollo de cualquiera de las ciudades principales del mundo, como Nueva York y Hong Kong, pero más pequeña. La gente habla inglés fluido sin tanto acento asiático, tiene actitud de servicio, parecen entrenados en el mismo lugar que los empleados de Disney. En busca de unos tenis para reemplazar los rotos de Omar, dimos con una tienda de North Face donde aprovechamos para pedir garantía para la mochila que se le dañó el cierre con que se adhiere a la maleta, y nos tocó dejarla.
.
Caminando por la ciudad vimos muchos rascacielos modernísimos, fuentes de agua, parques, centros comerciales y un sistema de túneles subterráneos tipo mall que interconectan el centro d la ciudad. Es moderna, limpia y organizada.
.

Calle árabe
.
En una esquina le preguntamos instrucciones a un señor que nos invitó a conocer una zona muy bonita, la calle árabe. Como era ramadán y el señor es musulmán iba camino al barrio a comprar la comida que solo podía ingerir después de que se ocultara el sol e hiciera sus oraciones. Muy querido además de mostrarnos todo el barrio y recomendarnos los mejores restaurantes, nos contó sobre la costumbre de Ramadán.
.
Durante todo el mes de Ramadán hay una feria de comidas en el barrio árabe, justo a la salida de la hermosa mezquita, donde miles de creyentes esperan la hora de las campanas para hacer sus rezos y comprar la comida cuando el sol se haya ocultado. Todos ellos no han probado bocado desde el amanecer.
.

.
El barrio árabe no parece quedar en el moderno Singapur que habíamos acabado de ver, las casas tienen el estilo colonial de las casas del caribe blancas, con molduras de yeso y ventanas de madera pintadas de diferentes colores. Las calle principal es peatonal y está decorada con palmeras, al fondo se divisa la cúpula de la hermosa mezquita. El barrio estaba lleno de gente que justo al oscurecer comenzaron a comer. Fue muy interesante estar ahí, las mesas de los restaurantes estaban llenas pero nadie comía y de pronto a las siete, cuando oficialmente se había ocultado el sol, todo el mundo empezó a comer de los platos que tenían servidos hacía un rato, que tal? Nosotros nos compramos unos kebabs en el negocio de un egipcio. Como son tan coquetos comenzaron a hacerle preguntas a Susana que contó que era de Colombia. Resultó que el egipcio estaba casado con una colombiana que se convirtió al islamismo hacía unos años.
.

.
Luego nos regresamos al aeropuerto en el metro y tomamos el vuelo de noche para Pekín en la aerolínea Air China. Llegamos unas horas antes al aeropuerto para disfrutar y curiosear los servicios novedosos que este tiene, es muy grande, moderno y bien decorado. De los aeropuertos que hemos conocido éste es el más completo. En primer lugar tiene internet wifi gratis en todo el perímetro y computadores o puestos de trabajo gratis cada 50 metros; cinema y salas de televisión con sofás y parlantes en los descansabrazos; 4 spas y dos hoteles un Crown y otro por horas (no motel) que inclusive presta servicio de uso de ducha y baño; también hay servicio de correo (post office) en carros móviles; piscina en el último piso con bar y jacuzzi; hay muchos executive lounges, casinos, jardines internos, zona de juegos electrónicos, mejor dicho, acá si da ganas de llegar temprano para el vuelo, es muy cómodo y conveniente, además este es un hub para ir a todo el mundo, las pantallas muestran vuelos desde todas partes.
.


.
Septiembre 25 al 29
Formula 1 Grand Prix of Singapore
.

Entrando por los teatros de la esplanada
.
Luego del recorrido por China y Japón llegamos a Singapur para ir a la carrera de Formula Uno. No pudimos elegir mejor época para visitar ésta ciudad. Tiene una energía especial, llena de turistas y locales con escarapelas en el pecho que caminan rápido para no perderse nada.
.
Llegamos al amanecer y nos dedicamos a conseguir el hotel que aun no teníamos, después nos fuimos a la tienda de North Face a recoger la mochila que habíamos dejado arreglando. Nos dio mucha decepción porque no la habían arreglado argumentando que no tenían suficiente tiempo para pedir el cierre a EEUU. Pero después de explicarles que la garantía dice que es de por vida y que no es posible que un artículo tan costoso que es vendido para viajes se dañe en medio de uno, aceptaron cambiarla y pudíamos elegir de la tienda lo que quisiéramos por el valor de la maleta + mochila, ya que no tenían la mísma en inventario. Así que salimos no solo con mochila nueva sino también con maleta, mejor dicho cero km!!!(la mochila se pega a una maleta grande y el cierre que las une fue el que se dañó, así que la garantía es para las dos).
.

Otra vista del teatro al lado de la bahía, al fondo la rueda de Chicago para ver la ciudad
.
Por ser tan alta temporada los hoteles estaban venenosos, con decirles que los únicos que medio se podían considerar eran los del distrito rojo. Y a eso si no estábamos dispuestos aunque en el aeropuerto, en el centro de información, nos dijeran que todos los pasajeros de United estaban pegando para allá. Los hoteles que normalmente cuestan USD70 estaban a USD160 y los hostales también estaban over rated, más de USD30 por persona por un camarote en cuarto con baño compartido con otros 20, están locos. Después de mucho buscar terminamos en un hostal muy decente a las afueras de la ciudad, pero convenientemente ubicado al lado del metro, y teníamos cuarto para nosotros solos (2.5 por 2 mts).
.



Vista desde puente sobre el rio Singapur
.
Nos fuimos para el centro con nuestras escarapelas en el pecho y comenzamos a contagiarnos de la alegría de la carrera. Las boletas de nosotros eran para caminar por una gran parte del circuito y nos podíamos sentar en cualquiera de las tribunas que encontráramos, pero no teníamos sillas numeradas, por lo que decidimos hacer un reconocimiento del circuito primero para elegir el sitio para la carrera más importante. La carrera es nocturna y el primer día había entrenamiento, lo vimos desde varias partes para encontrar el mejor spot, y al final nos sentamos en la manga con otros espectadores a ver la trasmisión en pantalla gigante. Como el circuito es callejero, a la ciudad le cierran algunas de las calles del centro las cuales delimitan con barreras de cemento y mallas. Alrededor ponen las tribunas para los espectadores. Mientras uno se traslada de un área a la otra puede ver la bahía; los modernos teatros de la explanada; la desembocadura el río Singapur; los edificios clásicos como el City Hall, La corte Suprema de Justicia, el Club de Cricket, el pez con cabeza de león símbolo de la ciudad, el Museo de Civilización Asiática y el espectacular Hotel Fullerton que solo costaba USD2500 la noche, el cuál estuvimos considerando pero no lo elegimos porque nos hubiéramos tenido que volver a Colombia inmediatamente; los altos edificios modernos de las más grandes corporaciones. Todo muy bien iluminado de manera que se luzcan y adornen el caluroso ambiente.
.

.

Hotel Fullerton
.

City Hall
.
Nosotros creemos que puede ser uno de los mejores circuitos de F1 porque no queda en una pista aislada y además de la carrera se puede disfrutar de la ciudad que es bacanísima y llena de cosas para hacer, le da a uno gusto ir los tres días a ver el entrenamiento, la clasificación y la carrera. Además hay muchas actividades programadas como conciertos, muestra de carros antiguos y las carreras de Porche, BMW y Aston Martin.
.

Escenario de conciertos y pantalla gigante
.
Una de las cosas más emocionantes es oír el sonido de los motores, es increíble la potencia, cada escudería suena diferente y lo cerca que pasan los carros de los espectadores, a menos de tres metros. Por ser callejero los carros no van tan rápido y si uno se ubica en una curva puede ver muy bien y seguir la carrera. También rentan radios y unos mini televisores donde se puede seguir la trasmisión oficial. Los locales podían ver la carrera en sus iphones con la señal de TV de su casa ya que todo Singapur tiene wifi gratis, pueden creerlo?, al lado nuestro había un local de familia china que lleva tres generaciones en éste país y nos mantuvo dateados todo el tiempo.
.

El ganador, Hamilton de Mc Laren Mercedes
.
El domingo de la carrera llegamos a las 3 de la tarde, nos ubicamos en la tribuna y no nos movimos para cuidar el puesto. Cada hora había un evento, vimos las tres carreras de BMW, Aston Martin y Porche. Luego desfile con todos los pilotos de Formula 1 que iban en autos antiguos saludando al público y a las ocho de la noche la carrera. Mientras tanto íbamos amenizando con unos margaritas que vendían en el stand de Hard Rock Café. Hamilton ganó la carrera de punta a punta. Para rematar había conciertos, en el área de pits se presentaron Back Street Boys, nosotros no teníamos esa boleta así que no los vimos… pero tampoco es que nos mataran.
.

.

Niños con el tv móvil viendo la transmisión
.

Jenson Button durante el desfile
.

.

.
La ciudad tiene muchas áreas bonitas, sobre todo cerca al río y la bahía. Al borde del río hay muchas casitas el estilo colonial que han sido reformadas y son bares y restaurantes, detrás se ven los altos edificios y en el malecón una escultura de El Pájaro de Botero, nos dio mucha felicidad verlo.
.

.

.

.
Al otro día de la carrera fuimos a visitar China town y Little India. Al llegar a Little India vimos muchos mercados con productos indios y mujeres con saris y puntos en la frente. Almorzamos en Chella’s, un restaurante muy organizado y recordamos sabores tan deliciosos como dahi puri (papas rellenas con yogurt y curry), samosas y sizzeler de paneer (tofu). Un restaurante muy recomendado!. Luego nos fuimos para el barrio Chino decorado con faroles rojos y lleno de ventas de ropa, comida y artesanías. Entramos a un templo de cinco pisos y vimos una exhibición de budas muy grande, tenían figuras antiguas las cuales exhibían su historia y precio, no se imagina uno que un Dios pueda adoptar tantas formas y que cada uno tenga tan diferente significado.
.

De nuevo en el colorido de India
.

Disfrutando de la comida india


Templo en el barrio chino
.

.
Por la noche nos encontramos con David Estarita que es un bogotano que vive allá hace dos años y trabaja en Citibank, comimos en un restaurante vietnamita y nos tomamos un par de cervezas en el centro financiero de la ciudad. El nos contó sobre lo bien que le ido allá y lo que le gusta el país porque ofrece buenas oportunidades para los extranjeros y está promoviendo la inmigración de gente capacitada.
.

Arquitectura tradicional en Barrio Chino
.
Algo de historia
Singapur significa ciudad del león y dice la leyenda que se llama así porque un príncipe de Sumatra vio un león al visitar la isla. No hay mucho record de historias antiguas. Antes de la llegada de los británicos en la isla había población malaya principalmente. En 1819 el británico Thomas Stamford Raffles llegó en la misión de establecer una base estratégica para el Imperio Británico y decidió convertir ésta isla en un puerto de libre comercio. Los días de gloria del imperio Británico se vinieron abajo en 1942 cuando Japón invadió Singapur, gobernó la isla, mató muchos locales y usó la prisión de Changi para mantener a los prisioneros aliados.

.

Después de la segunda guerra mundial en 1954 se fundó el Partido socialista de la Acción de la Gente que ganó las elecciones de 1959 con Lee Kuan Yew, quien estuvo en la presidencia por 30 años. Singapur fue gobernado por un único partido político que lo empujó a un ambicioso programa de industrialización y de estrictas regulaciones para el comportamiento social. En 1990 Goh Chok Tong sucedió en la presidencia y aunque no fue tan estricto es sus políticas mantuvo al país por el camino iniciado por Lee. En el 2004 Goh le entregó el poder al hijo de Lee quien tiene el reto de poner a Singapur en el éxito del mundo globalizado. Para ello debe aumentar la población y atraer personas capacitadas, desarrollar las industrias hotelera, financiera, de medios y biomédica.
.
En la carrera conocimos un publicista de ascendencia china que nos contó que en el país viven musulmanes, chinos e indios sin problemas, que en mismo barrio hay iglesias, mezquitas y templos. La población es en su mayoría China, aproximadamente el 77%, es ésta cultura quien domina la vida social. El 14% de la población es Malaya que siguen el Islam y el 8% Indios provenientes del sur que en su mayoría hablan Tamil. También hay un grupo visible de expatriados que vienen de los países occidentales. En total hay 4.9 millones de habitantes, de los cuales solo 3,7 millones son residentes permanentes o ciudadanos, el resto pueden ser residentes temporales o visitantes.
.
Espectacular visita a una ciudad vibrante y con mucha personalidad, aunque la próxima vez que vengamos nos aseguraremos de dormir en un hotel apropiado.
.

Que tal la elegancia de dormitorio compartido!
.