jueves, 17 de septiembre de 2009

CAMBODIA

Camboya (en español)
Agosto 18 al 21
Nuestro séptimo aniversario, atardecer en Angkor Wat
El día de nuestro aniversario empezó muy bien cuando salimos de nuestro hotel en Ho Chi Minh para el aeropuerto internacional, el cielo estaba muy azul y al llegar a la plataforma nos encontramos con un avión espectacular, un ATR pintado de morado y amarillo que decía Cambodia Angkor Air. El aeropuerto es divino, nada moderno ni comparable con lo que hemos visto. Edificios que asemejan una villa camboyana decorado con esculturas y jardines. La visa la dan a la entrada, todo lo que hay que hacer es pagar USD 25. Nos estaba esperando el transporte del hotel, los cuatro nos sentimos muy elegantes, jaja. La carretera hasta el hotel está rodeada de bosques tropicales con árboles muy altos que hacen que la llegada al lugar sea mágica. En el camino desarrollos hoteleros con campos de golf, Sheraton, Movenpick, etc. La recepción de nuestro hotel Tara Angkor era hermosa, así como los jardines y la piscina.
Ansiosos de ver Angkor tomamos un Tuk-Tuk y nos fuimos a ver el atardecer desde el templo más grande que se conoce como Angkor Wat. (Angkor significa ciudad, y Wat significa templo). Por la noche Patri y Mauro nos invitaron a comer al restaurante Bopha donde comimos pescado asado en hoja de plátano, satay de pollo con ensalada y khamer curry. Este último es la combinación de siete diferentes especies, diluido en leche de coco con pollo o pescado, un plato súper aromático, entre dulce, salado y picante, hmmm espectacular.
Historia
Lo que hoy se conoce como Camboya era parte del reino Funan entre los siglos I y VI D.C., basaba su prosperidad de la ruta comercial entre China e India. India tuvo gran impacto en la gente por lo que su idioma, religión y cultura fue absorbida. Luego varios reinos se unieron y formaron el Gran Imperio Khmer. En el año 802 el rey Jayavarman II se declaró rey dios y fundó a Angkor construyéndolo en un contexto hinduista, ofrecido a Visnú. Comenzó una era de expresión arquitectónica y de escultura incomparable a tal escala que terminaron teniendo el edificio religioso más grande del mundo. Hasta el s XV Los cientos de templos que aun existen son el esqueleto del gran centro político, religioso y social del imperio que se extendía desde Burma hasta Vietnam y que su población era de un millón de habitantes cuando Londres tenía 50 mil. Aun se admira el sistema de irrigación que tiene la ciudad sagrada de Angkor.
En 1432 los tailandeses saquearon Angkor y la ciudad fue abandonada, la capital se pasó a Phnom Penh. Tanto vietnamitas como tailandeses ocuparon el territorio de Cambodia hasta casi hacerlo desaparecer.
El protectorado francés limitó nuevamente los bordes y controló el país desde 1864 hasta la independencia en 1953, pero como Francia tenía mayor interés en Vietnam, no desarrolló el país y en la época de la segunda guerra mundial no había universidades y y solo había un colegio de secundaria.
El jóven Rey Norodom Sihanouk comenzó la cruzada por la independencia cuando la segunda guerra mundial comenzó y el colonialismo empezó a decaer. Francia la concedió en 1953. Entre el 55 y el 65 fueron años gloriosos para el país, el Rey se convirtió en primer ministro, sus políticas represivas hicieron que el ejercito lo sacara el país en 1970.
La población de Camboya (Cambodia en Inglés) es de 15 millones de habitantes, su moneda es el riel camboyano (4.152 KHR/USD), su idioma oficial es el khmer, pero también se habla Inglés, Francés y Mandarín. Su religión principal el es Budismo Theravada, pero incorpora algunas tradiciones hinduistas dada la influencia que este último tuvo durante los siglos I al XIV.
Ansiosos de ver Angkor tomamos un Tuk-Tuk y nos fuimos a ver el atardecer desde el templo más grande que se conoce como Angkor Wat. (Angkor significa ciudad, y Wat significa templo).
Por la noche Patri y Mauro nos invitaron a comer al restaurante Bopha donde comimos pescado asado en hoja de plátano, satay de pollo con ensalada y khamer curry. Este último es la combinación de siete diferentes especies, diluido en leche de coco con pollo o pescado, un plato súper aromático, entre dulce, salado y picante, hmmm espectacular.
Artista con Xilófono en el Restaurante
7 años después, al otro lado del mundo!
La experiencia de la ciudad sagrada de Angkor desde los ojos de Sarid.
Sarid un guía local que Patri había conocido hace tres años en su anterior visita nos sirvió como guía por dos días, él y el conductor del carro hicieron de nuestra visita a Cambodia algo inolvidable. La van tenía la silla del conductor a la derecha, lo cuál era muy raro porque la gente conduce por la derecha como en Colombia, al parecer el gobierno permite que se importen carros con ambos lados de conductor.
Sarid siempre sonriente nos contó historias sobre su vida, la experiencia de su familia en los años de violencia, el orgullo de los camboyanos por tener a Angkor y el agradecimiento del pueblo con los turistas. Además nos contó la historia de cada uno de los templos que visitamos. El conductor por su lado sabía que nos moríamos del calor, se notaba en las caras empapadas de sudor, así que cuando nos veía venir ponía el carro a la sombra, prendía el aire acondicionado y sacaba agua helada de la nevera que el mismo surtía y aunque no hablaba inglés se anticipaba a todas nuestras necesidades. La gente de allá generó tanta confianza en nosotros, que Omar se animó a almorzar un plato grande de ancas de rana, y le pareció lo máximo, uno de los platos típicos también es la rana rellena de especias hecha a la parrilla.
Primeras fotos al amanecer
Entrada de Angkor Thom
La ciudad de Angkor comprende una llanura selvática de 3.000 Km. cuadrados, su rival en extensión más cercano es la ciudad Maya de Tikal en Guatemala, la cual tenía solo 150 Km. cuadrados. La región tiene agua abundante y su sistema de irrigación hace que la ciudad no se inunde en épocas de lluvia, ni escaseé el agua en la sequía. Cada uno de los templos tiene un estilo diferente, pero conserva la misma línea arquitectónica.
En las dos jornadas de 12 horas, de seis a seis, no nos perdimos amanecer ni atardecer en los monumentos, tratando de encontrar las mejores vistas y la mejor luz para las fotos. Aunque las nubes no nos ayudaron mucho, logramos fotos bacanísimas.
Angkor Thom es una ciudad antigua amurallada construida entre 1181 y 1219. Tiene cuatro puertas, cada una con cuatro torres que tienen la cara del Buda de Compasión, precedidas por un callejón con 54 imágenes de dioses a la izquierda y 54 de demonios a la derecha, ambos sosteniendo una serpiente de siete cabezas. Bayon es uno de sus templos, tiene 216 caras del Buda de Compasión y fue construida por Jayavarman VII, dicen que las caras del buda que tienen una suave sonrisa, se parecen mucho a la suya misma. El primer nivel está decorado por esculturas en alto relieve de varias escenas entre ellas peleas en elefante y bailarinas celestiales.
Demonios sosteniendo a Naga
Monje saliendo del templo
Niños locales disfrazados de las figuras históricas, que se hacen su vida tomandose fotos con turistas
Apsaras (bailarinas celestiales) en la pared
Terraza con columna de elefantes, usada para ceremonias y actos públicos
Tuk-Tuk debajo del arbol
Ta Prohm es impresionante porque la naturaleza lo invadió de tal forma que las raíces de los árboles de más de doscientos años nacieron en medio de sus muros. Ahí fue filmada la película Tomb Raider con Angelina Jolie, se acuerdan que adoptó su primer hijo en este país?.
Bantey Srei es un templo hindú. Dicen que fue construido en la noche por mujeres sin que los hombres se dieran cuenta, ya que es imposible que las manos de los hombres hubieran podido tallar sus muros tan delicadamente. Es pequeño y está lejos pero vale mucho la pena visitarlo.
La joya de la corona es Angkor Wat que es el edificio religioso más grande del mundo, fue construido por Suryavarman II en 1112 para honorar a Visnú y como su templo funerario. Está rodeado por agua y desde la entrada hasta el edificio principal hay varios metros de camino empedrado y enmarcado por Naga o la serpiente mítica de siete cabezas que representa el arco iris para que el hombre llegue a los dioses. El edificio principal tiene una torre de 55 MT. de altura decorada con diferentes tipos de escultura. Las paredes están todas decoradas con inscripciones, figuras de peregrinos, y esculturas en bajo relieve de apsaras o bailarinas celestiales. También hay algunas de las esculturas de Visnú que quedaron después de las saqueadas. Lo visitamos al atardecer y al amanecer y otra vez al atardecer y cada vez nos impresionábamos más.
Apsaras
Monje en Angkor Wat, mentiras! es Mauro con su camisa fluorescente
Atardecer del majestuoso templo
Para el recuerdo!
Detalles del templo hindú hecho por mujeres
En el templo hindú
Turista español sofisticado, tenía cachucha con ventilador y espejo, palm v, filmadora, camara digital, camara grande, laptop, etc...  la esposa estaba medio loca con él!!
Otro de los templos, este se parece un poco a Tikal
Ya se nos volvió costumbre!!
Como puntada final subimos en el elefante al templo Phnon Bakheng que representa el sagrado monte Meru que está en el sur de Rajastan en India. Queda en la cima de una montaña donde había gente de todas partes del mundo, se imaginaran el bouquet después de que todos habíamos caminado el día entero a unos 35 grados. La mística de este lugar, en un día tan soleado, en un monumento tan antiguo, se sentía como lo que pudo ser la torre de babel, todas las razas, todos los idiomas y culturas juntas en su ansia por obtener el mejor recuerdo que la naturaleza les regalara en esa tarde especial. Esperamos el atardecer para poder tomar las mejores fotos panorámicas. Camino al hotel pasando por al lado de Angkor Wat, nos toco ésta increíble vista, que tal?
Al final de la tarde nos entró la ansiedad por llevarnos algunos recuerdos de esta maravillosa cultura, así que nos fuimos al mercado artesanal, donde después de mucho negociar adquirimos varias cosas muy lindas. Nos despedimos con nostalgia de nuestros guías y con mucha emoción nos fuimos a la calle de bares y restaurantes que aunque es súper turístico, tiene un ambiente muy agradable, los locales son personas encantadoras, que te llegan fácilmente y te hacen sentir muy a gusto. Al acercarnos a uno de los restaurantes para ver el menú, nos recibió una jovencita de 17 años que nos envolvió rápidamente con su encanto y nos sentó en una buena mesa a la entrada, nos deleitamos viendo su naturalidad para atraer los clientes y motivarlos a llegar al lugar.
Nos llevamos el mejor de los recuerdos de Camboya, según lo que nuestro guía cuenta, aparte de los templos el país tiene muchas riquezas naturales que vale la pena visitar; además, la personalidad, actitud y costumbres de su gente aún se mantienen intactas ante la llegada masiva del turismo, que usualmente tiende a contaminar esa autenticidad, algo que no veíamos desde Malawi en África y que nos recuerda tanto las hermosas regiones de Colombia. Así que volveremos algún día, a disfrutar del encanto y la tranquilidad que esta tierra ofrece.