miércoles, 14 de octubre de 2009

JAPÓN

Septiembre 14 al 24
La gran experiencia de vivir un país con la cultura más particular del mundo, de la mano de quienes la han vivido

.

Nippon: La tierra del sol naciente
Nuestro viaje a Japón era uno de los más esperados de todo el año, desde comienzos de 2009 le contamos a Yasuko Sato nuestra intensión, y desde ese momento ella no paró de trabajar en el plan para hacer de nuestra visita algo muy especial. Increíblemente, 14 años después de haberla conocido en Filadelfia, Omar logró conocer su país; Ella conoce a toda la familia y a la mayoría de amigos, muchos de ellos no olvidarán nunca cuando hace 3 años confundió a Joaco con Marc Anthony, durante su última visita a Bogotá con su esposo canadiense Warren.
.
Aunque Ella hubiera querido estar en Japón para nuestra visita, recientemente tuvo su primera hija Ailie, en Vancouver donde vive con su esposo, así que organizó todo para nosotros desde allá. Además de ayudarnos a definir los lugares donde ir, el tiquete de tren que debíamos comprar y otros detalles; coordinó con su amiga Nobu con quién estudió en el colegio, que sus padres nos recibieran en su casa durante la mayor parte de nuestra visita. De forma que el plan quedó así: visitar dos días Kyoto, dos días Hiroshima y 7 días Tokyo y sus alrededores hospedados en la casa de Sachiko y Naoaki.
.
El 14 de septiembre llegamos al aeropuerto de Narita en Tokyo y desde el momento en que pasamos inmigración Japón no dejó de sorprendernos. Aunque veníamos de china donde la población es tan abundante, la gran cantidad de gente que uno ve allá es mucho más impactante y su especial estilo es un atractivo turístico por sí solo.
.


HISTORIA
Los hallazgos arqueológicos demuestran la presencia de antepasados desde el año 20.000 A.c., pero la historia de este país solo se comienza a documentar desde el siglo 300 A.c. cuando se implementaron los primeros cultivos de arroz en el periodo conocido como el Yayoi. El contacto con China y Corea en los siglos III hasta el V D.c. se conoce como el fin de la prehistoria de Japón y se le refiere como el periodo Kofun. Estas expediciones al continente trajeron como resultado la introducción del Budismo durante el periodo Asuka en el año 552 d.c.
.
En el siglo VIII se declara el comienzo de la era imperial, con el primer emperador Jinmu, quién utiliza la mitología japonesa para ilustrar a los ciudadanos la creencia sobre la creación de Japón, basada en la leyenda de Kami izanaqui y izanami, quienes tuvieron tres hijos: la diosa del sol y de los cielos, el dios de los océanos y la diosa de la oscuridad y la luna.
.
En el año 794 comienza el periodo Nara, con el traslado de la capital hacia Kioto, y la atención se centra en la lucha contra los bárbaros del norte (caracterizados por tener una espada curva), en el 860 se organizan los ejércitos imperiales con características de Samurai (aquel que sirve, en un contexto militar), es decir, un guerrero con caballo, con arco y una espada curva. El ejército imperial alcanzó su mayor apogeo en el año de 1192 cuando el líder militar Yoshiaki se autoproclamó Shogun (líder samurai) en Kamakura, conocida como ciudad Samurai, donde reinaron los shogunatos durante 700 años, periodo en el cuál el emperador era una figura sin poder. En el siglo XIII la nación fue atacada por los mongoles quienes causaron muchas bajas en el ejercito, pero perdieron una importante batalla, en la que un tifón hundió toda su flota dando la victoria a los japoneses, este viento se conoce como Kamikaze (viento divino) y dando origen a la creencia de que el país fue elegido por los dioses y siempre será protegido. Años más tarde intentan invadir China por el norte, y para esto piden permiso a Corea para cruzar, ante la negativa de ésta, entran en guerra.
.

El periodo Edo inició en 1868 con la restauración del poder imperial y la derrota del último shogunato, debido al descontento del pueblo con la situación económica y los tratados comerciales que se había firmado con naciones occidentales. El nuevo emperador Meji (1868-1912) aprovechó la situación para darle un giro total a los esfuerzos del país, declarando la “era del culto a las reglas”, trasladó la capital a Tokio (capital este) y permitió la elaboración de la primera constitución del país, en un esquema gubernamental semi participativo. Estableció además nuevos niveles de nobleza y contrató más de 3.000 expertos extranjeros en ciencias de todo tipo, para educar al pueblo, envió estudiantes a Europa y logró poner la nación a marchar en pro de una nueva era de competitividad. Años más tarde Japón se convirtió en la única nación asiática industrializada, importando materia prima y exportando producto terminando a todo el mundo.
.

El fortalecimiento del país como potencia económica mundial, condujo a la participación de esta en e campo militar, involucrándolo en una guerra con China por los territorios nórdicos, y luego con Rusia donde lograron ganar y esto les dio el prestigio militar que buscaban. Por sus vínculos con Inglaterra y Francia, participaron en la primera guerra mundial contra a Alemania uniéndose a los aliados, durante el período Taisho (emperador desde 1912 hasta 1926)
.
La era Showa (en japonés "periodo de paz ilustrada") es el reinado del emperador Shōwa (Hirohito) que abarca desde el 25 de diciembre de 1926 al 7 de enero de 1989. En el mensaje en su coronación que fue leído al pueblo y al ejército, el recientemente coronado emperador hizo referencia a este nombre de Era japonesa o nengō: "He visitado los campos de batalla de la Gran Guerra en Francia. En presencia de tal devastación, entiendo la bendición de la paz y la necesidad de la concordia entre las naciones.
.
La era Shōwa fue el reinado más largo de todos los emperadores japoneses. Durante esta era, Japón descendió al caos político con el colapso momentáneo del capitalismo y la amenaza creciente del comunismo dio paso al ultranacionalismo. En 1937, entabló combate en una segunda guerra con China y en 1941 entró al conflicto mundial de la Segunda Guerra Mundial al atacar a la base de Pearl Harbor de los Estados Unidos. A inicios de agosto de 1945, Japón sufrió los únicos dos ataques con bombas atómicas en la historia.
.
La derrota en la Segunda Guerra Mundial trajo consigo un cambio trascendental. Por primera y única vez en su historia, Japón fue ocupada por una potencia extranjera durante siete años. La ocupación norteamericana llevó a cabo amplias reformas democráticas y, en 1952, Japón se convirtió en una nación soberana una vez más. Las décadas de 1960 y 1970 significaron un milagro económico similar al de Alemania Occidental. Así, Japón se convirtió en la segunda economía más grande del mundo y pareció por un momento que superaría a Estados Unidos como superpotencia económica. En 1989 llegó el actual emperador Heisei que hoy lleva ya 21 periodos en el palacio, sin poder gubernamental.
-


Hoy Japón es una nación con una población de 120 millones de habitantes, su idioma oficial es el japonés. Su moneda es el JPY, o Yen que significa circulo (la moneda de 1 yen es circular) Se cotizaba a 90,5 JPY/USD. La religión Japonesa predominante es el Budismo. Tiene una tasa de analfabetismo de solo el 1% y la expectativa de vida es de 81 años. El año actual es el 21, dado a que se cuentan según el periodo del emperador actual.
.
Tren Bala
Tomamos el famoso tren bala, haciendo uso de nuestro Rail Pass, un tiquete de uso libre por 7 días en todos los trenes de JR (Japan Railways) excepto uno nuevo que se llama Nozomi; el tiquete se compra desde afuera del país y aplica únicamente para turistas otorgando mejores tarifas que las locales, nosotros lo compramos en Tailandia desde el 6 de agosto, y nos salió perfecto. Al llegar al aeropuerto de Narita (1 hora de Tokyo) nos acercamos a la oficina de turismo, que es más como un conserje de hotel, tienen toda la información y documentación que uno necesita para visitar eficientemente el país, bajo el slogan de YOKOSO JAPAN (Bienvenido a Japón) nos entregaron varios folletos, guías y mapas actualizados para Kyoto, Hiroshima y Tokyo.
.
Las estaciones están todas bien señalizadas en japonés e inglés y la forma de organización es simple, el sistema de trenes se compone de varias líneas en diferentes colores, que van de norte a sur del país, y tienen estaciones en las ciudades principales, hay varios tipos de tren, dependiendo del recorrido y donde para, pero en general son muy parecidos, impecables vagones de 100 pasajeros, con sillas reclinables totalmente (no como las europeas que no reclinan), buen espacio para moverse y una puntualidad milimétrica, todo funciona igual que una línea de metro, uno ubica la estación, la plataforma, el nombre del tren, y la hora en que sale, y listo; el vagón blanco narizón aparece a la hora exacta, sobre la plataforma están pintadas unas líneas donde quedará la puerta de entrada a cada vagón, donde la gente ordenadamente hace la fila y cuando para, las puertas del tren se abren por 1 minuto únicamente, los pasajeros que llegan se bajan y los que van se montan, el que no entró se quedó, porque las puertas se cierran sin excepción y el tren sale disparado alcanzando 250 Km. por hora, sobre las líneas férreas perfectamente alineadas que evitan los movimientos bruscos de otros trenes. Es muy eficiente, no hay que esperar 3 horas para hacer check in, como en los aeropuertos, no hay que pasar por seguridad, no hay que salir de la ciudad para llegar a la estación, porque están en el centro de las ciudades, y lo mejor es que no hay retrasos. Le permite a la gente trabajar en una ciudad y vivir en otra a 200 Km. de distancia, trasladándose en menos de una hora.
.


.
Sanitario occidental ?
Letrina (sanitario cuclillas o squat toilet) ?
Letrina mejorada Japonesa ?
Sanitario Japonés ?
Después de darle la vuelta a los baños del mundo, sufriendo las inclemencias de lugares como el medio oriente o India, descubrimos que Japón es la única parte donde se puede usar un baño público con tranquilidad, es que da gusto entrar a un baño en el aeropuerto, o inclusive en el tren. En muchos lugares, se dispone de sanitario tipo occidental y de letrina tipo japonesa, es una letrina mejorada, que evita las molestias de la tradicional, dado que tiene una altura media, no está sobre el piso totalmente y por esto mantiene el lugar en mejores condiciones. Pero el sanitario ha sido totalmente modernizado, dispone de un control de funciones automáticas, que incluyen, abrir y cerrar la tapa, levantar y bajar la tapa redonda (la que las mujeres regañan a los hombres cuando orinan sin levantar), vaciado, fluido de limpieza multipropósito: un botón tiene chorrito tipo bidet para las mujeres, un chorrito para más atrás con flujo delgado (ilustrado como una nalguita con un chorrito directo), y otro chorrito apuntando hacia atrás con flujo más amplio (para los casos más delicados, nalguita con chorro esparcido), todo esto bien ilustrado en los botones como se ve en la foto, y lo mejor control de temperatura del agua de los chorritos. Sin mencionar que los cuartos tienen extractores automáticos muy eficientes para mantener la sensación de higiene en todo momento.
.
Kyoto
Llegamos en medio de la noche a Kyoto antigua capital del país, el metro nos pareció lo máximo por su estilo retro, los vagones son lindos pero parecen ochentenos, las sillas son como sillas mariposa naranjadas, y las maquinas de tiquetes automáticas parecen de la guerra de las galaxias (con botones grandes en muchos colores), llegamos fácilmente a nuestro hotel Westin Miyako kyoto.


Esta ciudad es la mejor puerta de entrada a Japón porque conserva mucho de su cultura antigua y tiene un tamaño medio. La parte occidental de la ciudad está en el pie de la montaña y es una zona residencial muy linda que tiene varios de los templos importantes. A pocos metros del hotel está el templo Nanzenji, perteneciente a una de las sectas zen, construido en 1264, este tiene un portal de madera hermoso, llamado Sanmon, hecho en teca con grandes columnas y techo curvo, perfectamente bien cuidado. El templo como tal fue destruido varias veces por fuego durante las múltiples guerras entre 1390 y 1460, pero lo reconstruyeron en 1600. Hay un jardín llamado Hojo, designado como lugar de belleza escenita,. La visita es muy organizada hay pequeños lockers para guardar los zapatos y banquitos de madera para poder quitárselos. Se camina por piso en madera por un pasillo impecable entre cuartos de estudio y meditación hacia el jardín seco de arena, hecho en el patio de la casa, con dos árboles tipo bonsái y una vista espectacular del bosque en la montaña, la verdad que el lugar lo invita a uno a relajarse y disfrutar del paisaje y la tranquilidad absoluta, o como dicen en Japón, a meditar.
.


.


.
Avanzando por la ciudad hacia el norte sobre el pie de la montaña se pasa por un caminito de tierra al borde de una pequeña quebrada de agua cristalina que baja de la montaña, “el camino del filósofo” que permite admirar la organización y delicadeza de la cultura japonesa, las calles residenciales organizadas, pequeños callejones, casitas que parecen de muñecas y árboles que adornan el camino. También hay muchas tiendas de ropa y curiosidades, exhibiendo sombreritos pequeños para mujer, que son tradicionales en el estilo de las japonesas. Pasamos por varios templos pequeños, entre ellos uno que tenía animales. Al final se llega a la entrada del templo Ginkakuji, uno de los más famosos de la ciudad, la calle antes de la entrada está llena de tiendas de souvenirs y de dulces japoneses, muchos de los cuáles son hechos de arroz, frijoles rojos y otros ingredientes que son raramente utilizados por nosotros, pero que provocan mucho por sus colores y la delicadeza como están empacados. Para entrar se pasa por un largo camino rodeado de altos árboles de bambú que lleva a un espectacular jardín con un templo en el medio y un lago pequeño, todo adornado alrededor con los hermosos árboles tipo bonsái que rodean el jardín de arena con formas geométricas perfectamente logradas. En medio de los múltiples turistas nos encontramos con dos jóvenes vestidas con kimono tradicional que le dieron un toque muy especial a la visita.
.
Salimos caminando del templo hacia el suroeste, para visitar el centro de la ciudad, en el camino pasamos por el museo de arte moderno que está adornado por una portada naranjada al estilo antiguo, en madera, que sobresale en medio de las organizadas calles y aceras del barrio residencial donde se encuentra, un edificio que ocupa una cuadra entera y lo bordea un pequeño caño que va desembocar en el río principal de la ciudad el Kamogawa. La caminada tal vez la subestimamos, porque fue casi de una hora, y llegamos muy cansados al centro de la ciudad pero tuvimos la gran suerte de entrar al barrio de Gion y encontrarnos de frente con una autentica representación de la cultura japonesa.
.


.
Las famosas Geishas
Kyoto es el epicentro de las famosas casas de geishas o “okiya” en los distritos de Gion y Pontochó, estas calles se denominan hanamachi (calle de flores) que son antiguos pasajes comerciales estrechos, con muchos restaurantes y tiendas a cada lado, en esas casas se presta el mejor servicio de entretenimiento para altos ejecutivos y personalidades importantes; qué tipo de servicio es? No lo sabemos a ciencia cierta, la gente común no sabe con exactitud, dado que nunca han visitado una de estas casas por el alto costo. Esta cultura es de mucha tradición y al parecer consiste en la formación desde temprana edad (maiko: aprendices de geishas) de una clase de mujeres especializadas en el arte del servir, con todo el manejo y educación de alto nivel, reciben a sus distinguidos huéspedes en un ambiente 100% tradicional, se sirve una cena típica, bailan y cantan, además de ambientar el lugar con sus espectaculares kimonos, el maquillaje blanco y sus peinados elaborados. Caminar por las calles de Kyoto central hacia las 5 de la tarde es toda una experiencia, pues se puede tener un encuentro con una de estas hermosas mujeres, que van camino a su trabajo por las estrechas calles o al borde del caño de agua impecable rodeado de altos árboles. Su presencia te hace imaginar cómo era este lugar en el pasado, con guerreros, emperadores, maestros y todas esas personalidades históricas que hacen de Japón un destino tan intrigante para todos.
.


.
Además el centro de la ciudad está lleno de vida, tiene miles de restaurantes, tiendas, teatros y galerías. Nos deleitamos caminando entre la gente y terminamos comiendo en un restaurante muy típico de Okonomiyaki, una tortilla de huevo con vegetales, fideos de arroz y mariscos, hechos a la plancha en frente de uno (teppan) .
.


.
Los palacios imperiales hacen también parte de la riqueza de Kyoto, dado que fue la capital del imperio por más de 1.000 años, cuenta con dos palacios usados por el emperador, el palacio imperial que está cerca del río y el castillo Nijo. Visitamos temprano el palacio imperial que está en un terreno de 27 hectáreas, el cuál fue quemado en varias ocasiones por las guerras y su última reconstrucción data del año 1854, desde entonces se usa solo para ceremonias. Está rodeado de jardines y protegido mediante una espectacular muralla, con portadas de madera teca. Al interior hay numerosos pabellones y salones tipo japonés clásico, un jardín Zen grande y espacios grandes con muchos arbustos, la visita requiere permiso previo e incluye guía profesional. Tuvimos la fortuna de conocer una pareja de Camboyanos mientras pedíamos el permiso en la oficina externa, quienes nos invitaron a visitar un templo cercano de monjes, que resultó ser un lugar muy especial, se trata de uno de los tantos templos que tiene la ciudad, pero este tiene una casa de formación de monjes que se visten con un atuendo muy especial, saliendo del lugar nos encontramos uno de estos quién accedió a que le tomáramos una foto para el recuerdo. As de ir a la estación del tren para ir a Hiroshima, nos encontramos con que había un evento de inauguración de un nuevo templo. Había monjes, personas vestidas elegantemente y señoras en kimono a quienes preguntamos sobre el evento y nos contaron que ellas usan el vestido tradicional para ocasiones especiales. En el bus vimos de nuevo otras dos geishas que iban caminando hacia su lugar de trabajo, muy bien puestas y dando pasos cortitos, nos dejaron una imagen inolvidable de esta mágica ciudad que te da una muy cercana idea del Japón tradicional.
.





.
Paraíso de las motos
Para nosotros las motos fue otro gran atractivo. El país de las más famosas marcas es realmente un lugar para el deleite de los aficionados, Omar no paraba de admirar los diferentes modelos que veía todos los días por las calles y estacionamientos. Al igual que en la moda actual que retoma lo de los 80s y 70s, en las motos también se volvieron a usar los modelos retro, las motos antiguas tipo mensajero. Hoy en día no solo fueron restauradas por sus dueños, sino que los fabricantes volvieron a sacar los modelitos antiguos y se ven todo tipo de pintas por las calles, con cascos y chaquetas setententeras.
.


.
También es impresionante ver la cantidad de inventos que han hecho los japoneses a lo largo de los años, hay motitos de 4 ruedas, de una rueda atrás y dos adelante, de dos ruedas atrás y otra adelante, de techo, etc,,,, todas en modelos pasados que intentaron salir con fuerza y solo produjeron unas unidades. Se ven en las calles en perfecto estado, como todos los vehículos de este país. La cultura de las personas de limpieza y perfección se nota hasta en las motos y mucho más en los carros.
.
Algo que nos faltó por hacer fue montar en taxi ya que en nuestro afán por ahorrar evitamos tomar este transporte que tenía un encanto. Todos los taxis eran perfectamente cuidados, Toyota Crown, se ven de todos los colores, dependiendo de la ciudad, pero el modelo es el mismo, y los conductores son sumamente elegantes, en su mayoría usan sombrero, tienen corbata y hasta guantes, la cojinería está cubierta por unas carpetas tejidas blancas, como en un coche antiguo, mejor dicho es todo un lujo, es como montar en limosina, pero el taxímetro marca mucho más rápido que en cualquier otra gran ciudad, por eso nos quedamos sin esta experiencia, pero volveremos!!!!!!
.

.
Historia de una tragedia sin precedentes, Hiroshima
La imparable ambición humana que hoy en día tiene al mundo en medio de tantas guerras, no ha sido diferente a lo largo de la historia, y tal vez llegó a tocar fondo en aquel mes de agosto de 1945.

Hiroshima es una linda ciudad ubicada en un sitio privilegiado de Japón, en medio del delta de Otagawa, su nombre proviene del significado en japonés “isla amplia”. El primer impacto que nos generó la ciudad es que es muy moderna y conservada. Esta vez llegamos a un hotel de backpackers o hostal juvenil ya que como Japón es muy costoso tuvimos que hacer uso del cuarto y el baño compartido (us$28 cada uno). Pero como todo en Japón, impecable, un edificio nuevo, con todo bien dispuesto para que los mochileros “pudiéramos” disfrutar de una buena estadía, sala con TV, Internet inalámbrico gratis, barra con café y té, cocina comunal bien dotada, lavandería con maquinas de monedas, ascensor y dormitorios con camarotes, que tenían buen locker debajo de la cama para dejar las maletas, y que todo se viera organizado y seguro, baño en el corredor, con sanitario separado de la ducha. Un lugar digno de cualquier viajero de mundo. Al día siguiente alquilamos las bicicletas del hostal y nos fuimos a recorrer la ciudad, lo cual fue una delicia, muchos locales usan la bicicleta como transporte. Las aceras y calles estás perfectamente diseñadas para ello, los semáforos tienen hasta carril exclusivo para ciclistas, así que uno se puede movilizar fácilmente.
.

.
El hermoso Shukkeien nos dio un buen comienzo de la belleza de esta ciudad, este jardín zen construido por un máster de la ceremonia del té en 1620, tiene varios ambientes simulando el paisaje del lago Xihu en Hangzhou, China. Compuesto por los elementos tradicionales de este tipo de recintos, un lago, piedras grandes, muchos arbustos, pequeñas montañas, mini templos y un puente, es un lugar que te invita a relajarte, recorrerlo en medio de la bullosa ciudad y llenarse de la paz y buena energía de estos sitios es reconfortante, especialmente cuando tienes la suerte de encontrarte con una pareja de recién casados a quienes les estaban haciendo un estudio de fotos, en sus trajes tradicionales para la ceremonia.
.


.
Más hacia el centro de la ciudad, se encuentra el castillo Hiroshima, una edificio de 5 pisos antiguo, en medio de la formación circular del delta, era un punto estratégico en la época en que lo construyeron, por su capacidad de divisar todos los predios feudales de las cinco provincias que comprendían la ciudad en el siglo XIV. Al interior hay información de la historia de esta región y en el punto más alto se puede divisar toda la ciudad; además tienen un piso con trajes, espadas y objetos de la época, y un traje típico de guerrero samurai que Omar no dudo en ponerse para la foto.
.


.
Luego llegamos al corazón de la ciudad donde está el único edificio que se mantuvo en pié después del día negro, The A Bomb Dome (el dome de la bomba atómica).
.


.
La ciudad fue escenario del primer bombardeo atómico de la historia, el 6 de agosto de 1945, al final de la Segunda Guerra Mundial. Este acto bélico de la aviación estadunidense, cuyo objetivo fue la rendición rápida e incondicional de Japón a los Estados Unidos, produjo la muerte de alrededor de 120.000 japoneses, casi todos civiles, dejando un saldo de casi 300.000 heridos, entre los cuales gran cantidad presenta variaciones y mutaciones genéticas debido a la radiación a la cual estuvieron expuestos. Los percances biológicos y anatómicos, persisten hasta nuestros días dentro de la población japonesa.
.
La bomba fue lanzada desde un bombardero y detonada a 600 metros de altura justo encima de este edificio, por lo cual la onda explosiva no destruyó las paredes del edificio, quedando el esqueleto del mismo en pié, así como su domo de bronce. Luego de muchos debates la ciudad decidió conservarlo como lugar histórico para recordarle al mundo de la atrocidad cometida. Este es el punto de inicio del parque conmemorativo de la paz, insignia ahora de “la ciudad de la paz” que es el mensaje que han querido proyectar al mundo desde el día siguiente a la bomba.
.


.
Este parque tiene un cenotafio conmemorativo por las víctimas de la bomba, el museo conmemorativo de la paz y el salón internacional de cultura y paz. Visitamos el museo para conocer más de cerca los detalles de esta tragedia y fue una experiencia impactante, en él se cuenta la historia con detalle de cómo se dieron los hechos en los diferentes frentes durante los años 40, que culminaron con la decisión de usar la bomba atómica por primera vez. Las imágenes y testimonios de las personas que sobrevivieron es desgarrador, la magnitud del daño que puede hacer este tipo de armas y la amenaza que esto representa para el mundo actual, es de terror, y nos pareció muy valioso que las diferentes organizaciones de esta ciudad tengan el firme propósito de concientizar al mundo del peligro.
.
Con nostalgia y tristeza, pero con satisfacción por haber tenido esa experiencia nos regresamos en las bicis al hotel, y salimos a cenar de nuevo Okonomiyaki en un sitio muy típico, con plancha teppan, mesas bajitas para sentarse en el piso y un ambiente japonés muy pintoresco, nos tomamos unos sakes fríos muy ricos y nos fuimos a dormir temprano para nuestra nueva aventura.
.
Al medio día llegamos a la estación para tomar de nuevo el elegante tren bala, esta vez la línea sanyo shinkansen en el tren hikari rail star hasta la ciudad de Shin-Osaka, y luego cambiamos a la línea tokaido shinkansen en el tren hikari, hasta la ciudad de Odawara. Esto nos tomaría solo 5 horas para recorrer casi 1.000 Km. El tren hikari rail star es el más elegante que nos tocó, tiene solo 8 vagones, 3 de fumadores y uno silencioso, muy bien equipados con línea de energía para los computadores, sillas de primera clase y lleno de ejecutivos, auxiliares muy elegantes que pasan vendiendo comida y bebidas. Muy emocionados nos fuimos para el encuentro con la amiga de Yasuko.
.
Odawara
Puntuales en la estación de tren estaban Nobu (amiga de Yasuko) y su madre Sachiko, llegamos y nos recibieron como reyes, en su carro fuimos a la casa donde nos hospedarían por los siguientes 6 días. Nobu vive en Tokio con una compañera pero fue esa noche a conocernos y su madre es una amante de los viajes, pertenece a una comunidad de viajeros, que reciben visitantes de todo el mundo y son recibidos por miembros de esa comunidad en los diferentes países que visitan. En este caso, estábamos invitados por nuestra amistad con la amiga de su hija. Esa noche nos sirvieron una comida deliciosa, chirashi sushi que es un platico hondo con arroz, con algas, huevo y sashimi de atún. Nos contaron que sushi significa arroz de vinagre y por eso el nombre de este tipo de comida. Luego nos mostraron la casa y Nobu nos ayudó a planear nuestra visita, quedamos en ir dos días en el tren a Tokio y luego salir a conocer los alrededores con Sachiko los días siguientes, aprovechando que el tiquete de tren de 7 días todavía estaba vigente. Nobu (en japonés significa: rama creciendo) se iba al día siguiente de viaje para Hokkaido en el norte, ya que ese sábado comenzaba la semana de festivo más larga del país, desde el sábado 19 al miércoles 23 de septiembre, todo el país sale de viaje a celebrar el equinoccio de otoño.
.
Sachiko y su esposo Naoaki son una familia tradicional japonesa que vive en una casa en Odawara, un pequeño pueblo a las afueras de Tokio, tuvieron dos hijos y ahora están disfrutando de su jubilación, aunque Nao aún trabaja para una compañía de seguros, tratan de aprovechar el tiempo libre viajando y conociendo extranjeros que viajan por el mundo. Nuestra primera impresión de su casa, fue que era muy grande, tiene 3 cuartos arriba y uno abajo, un jardín muy amplio y una casa pequeña en el Jardín donde vive la madre de Nao y su hermano. Sin haber pensado mucho al respecto, teníamos la expectativa puesta en encontrar una casa con estilo japonés, pero la realidad es que esto ya no es común, el país solo conserva su estilo original, en los templos, y algunos edificios públicos, de resto las viviendas todas son muy parecidas al estilo americano, solo que en menor escala. Sin embargo, la casa de Sachiko tiene un cuarto estilo japonés con tapete en fibra clara, puertas y ventanas corredizas y un ambiente de relajación muy especial.
.

Este es el frente de la casa
.
Tokio
Ese día tomamos el tren local para irnos a visitar Tokio por primera vez, nos bajamos en la estación central, y caminamos hacia el parque más grande de la ciudad, donde se encuentra el actual palacio imperial, justo al lado del centro (Marunouchi) en medio de hermosos jardines y protegido por murallas está la residencia del emperador, con su estilo tradicional es un monumento digno de visitar, especialmente el puente Nijubashi que le da un toque mágico a esta moderna ciudad. No pudimos entrar al palacio como tal, porque no está abierto al público en los festivos, así que caminamos alrededor, disfrutando del paisaje y del ambiente que tiene este parque, usado por muchos como lugar para hacer deporte y descansar.
.

.
Esta economía con tanto dinamismo ha sufrido un declive notorio durante los últimos años y esto se puede sentir claramente en la presencia de personas sin casa, que se ven a menudo durmiendo en los parques y bancas públicos.
.
Esta ciudad es verdaderamente inmensa, hay muchos lugares que visitar, hay muchas líneas de tren y de metro que se entrelazan entre si y forman una gran telaraña, nosotros no tuvimos problema, ni nos perdimos, pero no es tan sencillo, además es muy costoso.
.
Akihabara es otro de los famosos barrios de la ciudad, allí nos fuimos a conocer la mundialmente conocida “ciudad eléctrica” donde hay miles de edificios que venden todas las marcas y modelos de los productos electrónicos que se producen en el país, son cuadras y cuadras de tiendas iluminadas con todos los colores y logos que existen, llena totalmente de turistas y residentes, que disfrutan invirtiendo su tiempo libre en estas súper tiendas, para ponerse al día en tecnología. Nosotros hicimos lo propio, y nos pudimos descrestar fácilmente con todos los adelantos que no se ven en el resto de países: televisores ultra planos, los computadores portátiles más avanzados y pequeños, miles de cámaras y juegos, y sobre todo los celulares, la tecnología de teléfonos móviles allá si es totalmente avanzada, todo el mundo está pegado de su teléfono a todas horas, en las calles y en el metro, se ve las personas manipulando estos aparatos, que allá son todos muy parecidos físicamente, pareciera que hay un modelo estándar para todas las marcas, muy diferente a los nokia, sony y esos que tenemos nosotros; intrigados por esto, nos entramos a conocer bien sus funciones y nos mostraron que son como centro de comunicaciones móvil, todos tienen televisión, cámara, pantalla touch, son impermeables, tienen panel solar para cargarse, GPS, y otras mil funciones. Es muy divertido el lugar para visitar, se siente uno como llegando de un pueblo a una ciudad, donde todo es diferente para uno.
.
En esa zona está de moda un restaurante llamado @home café, se trata de un pequeño sitio en uno de los edificios, que ocupa 3 o 4 pisos del mismo, y es famoso porque es atendido por jovencitas que están vestidas de mucamas, al estilo antiguo europeo, se dice que la atención es de primera y que lo hace sentir a uno como en casa, allá llegamos con mucha expectativa pero no nos pareció muy bueno, el lugar es muy pequeño, y la comida muy limitada, el tema de las niñas disfrazadas le da un toque especial, pero es más una novedad que rápidamente pierde su encanto, pero la sociedad joven de la ciudad está loca por el sitio, las filas en el ascensor son largas y la atención es bastante industrializada, al llegar te dan el menú, te dicen que tienes 1 hora para comer y te ofrecen tomarte fotos con las meseras por un costo adicional.
.
Isakaya (pub japonés)
Esa tarde regresamo a Odawara a las 6 porque Yasuko quiso hacernos una atención más, le pidió a su hermano que nos llevara a cenar. Tetsuya y su novia nos estaban esperando en la estación de tren y nos llevaron a un isakaya, término utilizado para los pub japoneses, nada parecidos a un pub inglés. Son restaurantes con decoración tradicional, que sirven cerveza, sake y chochu conocido como el vodka japonés (hecho a base de cebada o papa dulce o azúcar morena o licor de arroz). Se llamaba Eboshi que significa gorro samurai, está ubicado sobre una playa donde hay unas piedras con la forma de estos gorros; es muy famoso y se mantiene lleno, pero Tetsuya tenía reserva y nos atendieron como unos príncipes.
.

.
Tomamos sake frío y ellos se encargaron de ordenar todas las delicias, la primera tanda estuvo más novedosa de lo esperado, a Susana le dio un poco de dificultad al principio. Trajeron un plato con 4 tipos de conchas, paté de hígado de pescado crudo, corazones de pollo marinado, y el más especial shirasu, que es un plato lleno de pececitos miniaturas, del tamaño de una uña, servidos crudos que son especiales porque solo se dan en ese lugar del país. Después vino una tanda de tempura (apanado japonés) con langosta, caracoles, ostras, y langostinos. Luego trajeron Nigiris de todo tipo, que es el sushi que todos conocemos, el filetico de pescado crudo sobre una masa de arroz, en ocasiones envuelto por una cinta de alga marina. Nigiri significa amasar, y es por eso que se le llama así, porque el filete va sobre una masita de arroz. Ellos siguieron pidiendo y al son de los sakes hablamos y hablamos de nuestro viaje, ellos nos contaron que son body boarders (Tetsuya es profesional), nos mostraron videos y nos contaron de sus viajes a Bali, Hawai, y otros. Bodyboarding es un deporte similar al surf pero usando una tabla más pequeña sobre la cual se acuestan y así se deslizan por las olas. Fue una noche muy especial, ellos son una pareja muy querida y en el restaurante éramos los únicos extranjeros.
.
El día siguiente madrugamos a nuestro segundo viaje a la gran ciudad, Sachiko y Naoaki, nos habían preparado un desayuno tradicional japonés, con sopa miso, tamago yaki (huevo horneado), Mackerel (pescado) seco al horno, pepinos japoneses, arroz con nuez castaña, y tofu (queso de soya), todo delicioso, aunque un poco pesado para Masu porque después de una noche de puro pescado crudo, ya tenía poco cupo adicional para más sabor a mar, sin embargo, la disposición de la mesa, la delicadeza de la comida y obviamente la compañía hizo de este desayuno una nueva experiencia autentica.
.
Además nos dieron una sorpresa, nos compraron tiquetes para ir a una pelea de Sumo ya que nosotros habíamos dicho que nos parecería interesante (nada baratas, 45 dólares cada uno, en gallinero).
.
Takeshita Dori y sus alrededores
El barrio de Shibuya es uno de los más chic de la ciudad, llegamos en el tren temprano para caminar por sus calles, Omotesando es una de ellas y está llena de tiendas de las mejores marcas, cafés y restaurantes muy lindos, algo comparable con la zona T en Bogotá, pero ‘mucho más grande, y lo más impresionante era la cantidad de gente que iba por las aceras caminando sin afán, en el mismo plan de pasar el día, las aceras eran tan anchas como las de la 15, pero con tanta gente que parecíamos haciendo fila para entrar al estadio, no nos podíamos ni mover ni avanzar. Cerca de allí está la famosísima calle peatonal Takeshita, llena de tiendas de ropa para adolescentes, donde la atracción son ellos mismos, se ven pintas únicas de Japón, muchos de ellos parecen disfrazados de súper héroes o de personajes de películas futuristas, es muy divertido verlos y tomar fotos, pero la cantidad de gente sobre la calle hace que se opaque un poco la magia del lugar, tal vez sea más autentico en un día de semana normal, cuando solo estén los jóvenes locales viendo pasar el tiempo y exhibiendo su pinta mas nueva.
.

.
Unas cuadras hacia el sur está el centro comercial Shibuya 109, donde hay miles de tiendas, destino de turistas y locales. Es famoso porque es la imagen Típica de Tokyo, muchas personas pasando rápidamente la calle. Nos encontramos las comparsas que estaban celebrando la festividad del equinoccio de otoño, la gente sale a las calles con una camisa tipo karate amarrada con un cinturón, un pañuelo de tela sobre la frente y zapatos de tela blanca hasta el tobillo, algunos hombres iban en calzoncillos, no entendimos porque. Cada comparsa lleva un altar de los dioses, y lo cargan entre todos sacudiéndolo para que salga y los bendiga. Anteriormente solo estaban autorizados los hombres, ahora participan también las mujeres y la energía que le ponen a la ceremonia es admirable.
.


.
Grand Sumo
De acuerdo con la leyenda popular, el verdadero origen de la raza japonesa se dio cuando el dios Takemikazuchi ganó una pelea de sumo contra el líder de una tribu rival. Este deporte comenzó a practicarse hace más de 1500 años.
.

.
Al principio fue religioso, las primeras competencias eran un ritual dedicado a los dioses con oraciones pidiendo una buena cosecha y se hacían juntas con una danza sagrada dentro de los predios de los altares. En el periodo Nara (siglo VIII) el sumo fue introducido en las ceremonias imperiales, cada año se celebraba un festival de lucha, que incluía música y danza en la que participaban los más victoriosos luchadores. Al principio era una combinación de boxeo y lucha, que fue perfeccionándose con la influencia imperial hasta desarrollar las técnicas que hoy en día aún se aplican.
.
La dictadura militar (shogunato) establecida en Kamakura en 1192, le dio al sumo un periodo de uso militar, pero luego en 1603 se organizaron grupos profesionales de luchadores, para entretener al pueblo y pronto el sumo se convirtió en el deporte nacional.
.
Se celebran 6 grandes campeonatos al año, tres de los cuáles son en Tokio, uno en Osaka, Nagoya y Kyushu. Cada torneo dura 15 días y cada rikishi (luchador) pelea una vez al día, el luchador que más peleas gane en los quince días gana el torneo. El ring es llamado dohyo y toma su nombre por las bolsas de arroz basmati que se utilizan para delimitar el ring. El piso tiene una capa de arena, sobre el dohyo suspendido desde arriba, está un techo simulando un altar con 4 grandes colgadas en cada esquina significando las cuatro estaciones. Un bout (pelea) se gana cuando uno de los oponentes se sale del ring o toca el piso con cualquier parte de su cuerpo diferente a las plantas del pie. No se puede halar el pelo, pegar puños o patadas, solo empujarse o agarrarse con las manos.
.
Existen 5 rangos de rikishi, en los cuales están distribuidos los 800 peleadores profesionales, la más alta es Yokozuna, luego ozeki, sekiwake, komosubi y maegashira. El sumo ha logrado mantener su forma ritual original, haciéndolo un deporte único, hay varias ceremonias durante los torneos, una de ellas es la presentación de todos los luchadores en el ring, usando un kesho-mawashi o faldón ceremonial, los cuáles son hechos de seda, diseños bordados en oro y otras piedras, su costo puede ser de hasta 5.500 dólares. Otra de las ceremonias es hecha por un luchador de alto rango (Yokozuna) asistido por un juez gyoji experimentado y dos luchadores novatos. El Yokozuna lleva sobre su faldón una soga que pesa 35 libras atada con un moño en la espalda y adornada en el frente con tiras de papel colgando en forma de zigzag. El luchador aplaude una vez para captar la atención de los dioses y luego extiende sus brazos con las palmas hacia arriba, mostrando que se compromete a no usar armas. Luego en el clímax de la ceremonia levanta una pierna totalmente estirada hacia arriba y luego la otra, volviendo a pisar el ring fuertemente para espantar a los demonios. Después entra otro luchador yokozuna y repite el mismo ritual.
.

.
Los jueces también son diferentes de acuerdo con su experiencia, y sus atuendos varían según esto, los más altos son vestidos con trajes de colores, y usan medias tradicionales (que separan el dedo gordo del pié), los de menor rango están descalzos, el nivel más alto inclusive usa catana (sable) como muestra de su poder decisorio. Los luchadores van casi desnudos excepto por un calzoncillo llamado mawashi, hecho de un rollo de seda pesada de 70 centímetros de ancho y 10 metros de largo, el cuál es doblado en seis y luego envuelto alrededor de la cintura de 4 a 7 veces dependiendo de la talla del luchador. Este hace parte esencial del equipo del luchador, ya que de las 70 técnicas utilizadas, la mayoría de las cuales incluyen la maniobras en las que se agarra al oponente del mawashi para derribarlo.
.
Al momento de entrar al dohyo cada rikishi (luchador) hace una serie de movimientos simbólicos. Para purificar su mente y cuerpo se lava la boca con agua y limpia su cuerpo con una toalla de papel. También levantan sus brazos y se golpean con fuerza la cintura o el estómago, como espantando los demonios o mostrando coraje. Y Pisan con fuerza el ring como señal de energía y fortaleza. Los de mayor rango tienen derecho a tirar sal al piso del ring para purificarlo.
.

.
El torneo se realiza en el estadio de sumo de Ryogoku, un escenario espectacular, moderno y bien dotado, donde todos los aficionados acuden sin falta, cada día las peleas comienzan al medio día y terminan hacia las 6 de la tarde, el piso de abajo es para los más importantes, ejecutivos y altas personalidades de la sociedad tienen derecho a estos pequeños palcos, que son no más que un cuadrado de piso, donde se sientan con los pies cruzados como se hacía tradicionalmente. El piso de arriba es para los más pobres, como nosotros, con sillas normales como las de un teatro, alrededor, venden suvenires y perros calientes como en cualquier deporte, pero el ambiente y energía de esta tradición tan original es realmente inolvidable, tener la suerte de estar en un evento primera categoría como este es realmente un privilegio, tan importante como una carrera de fórmula uno o un grand slam de tenis.
.
Emocionados después del sumo decidimos irnos a cenar a un lugar especial de la ciudad, darnos un gusto, decidimos entonces buscar un occidental con cara de expatriado para pedirle consejo, encontramos dos parejas de ingleses casados con japonesas que salían del evento y ellos nos sugirieron ir al barrio de Shinjuku, un área al oeste de la ciudad llena de rascacielos y edificios modernos de las más grandes corporaciones y bancos, el edificio Sumitomo en el piso 52 tiene varios restaurantes, y el recomendado fue Yui-An un restaurante tipo isakaya, con mesas bajitas estilo japonés pero con el fondo hondo para la comodidad de los occidentales, y con la más espectacular vista sobre la ciudad, Tokio es demasiado amplia para verla desde un solo lugar, pero desde allí se ve gran parte de los principales edificios todos iluminados con luces rojas en sus esquinas más altas y en el medio, para la seguridad de los helicópteros, lo cuál le da un toque a esta vista único.
.
Monte Fuji
Sachiko y Naoaki nos tenían planeado dos días de turismo por los alrededores de Odawara, después de desayunar, nos fuimos en el carro de ellos rumbo al monte Fuji, la montaña más alta de la isla que es una de las más famosas vistas del país. Manejamos por varias horas y nos sorprendimos de la gran cantidad de personas que estaban de paseo, las carreteras estaban llenas y las filas para entrar a los lugares eran interminables, subimos al monte Hakone donde hay unas aguas termales y nos comimos unos huevos duros onsen tamago, que son tradición, porque los hierven en el agua termal y la cáscara se pone dura, la creencia popular es que cada huevo te da 7 años más de vida, así que Omar se comió dos por las dudas. Subimos en teleférico y la vista del monte Fuji al frente que debería ser divina no lo fue, porque el clima estaba muy nublado, pero igual disfrutamos el paseo. Luego manejamos hasta el monte Fuji como tal, lleno de visitantes, llegamos hasta el punto de 2.400 metros y subimos caminando un poco por el camino de ceniza y rocas que lleva a la cima de 3.776 metros, para darnos una idea de la vegetación y el ambiente, la última erupción del volcán fue hace 300 años y esto se nota en la roca negra que cubre la superficie. Lastimosamente no pudimos ver la cima nevada, porque seguía nublado, pero se veía el lago Ashi que está al pié de la montaña e igual disfrutamos mucho de la compañía de ellos paramos en el camino a almorzar sushi que nos había hecho Sachiko desde por la mañana y unos rollitos de arroz con cerdo o salmón adentro, envueltos en alga marina, una especie de sánduche japonés delicioso. Al regresar nos invitaron a cenar a un isakaya en el pueblo de Odawara, el restaurante se llamaba Ururi y comimos de nuevo todo el pescado crudo que pudimos y sentados en un ambiente tradicional espectacular nos fuimos conociendo mucho mejor y compartimos con ellos las historias de nuestra aventura.
.

.
Kamakura
.


Comiendo pinchos de dulce de arroz con miel, en el templo Hase-Dera
.
Al día siguiente nos levantamos temprano y salimos en el tren para Kamakura, la ciudad Samurai, donde visitamos el gran buda de cobre, una escultura grandísima del tamaño del que hay en Hong Kong, luego vimos el templo Hase-Dera y caminamos por las callecitas pequeñas llenas de tiendas con dulces y suvenires, parando a probar todo lo novedoso que veíamos, y de la gran compañía de Sachiko y Nao que parecían nuestros papas, nos compraban helado y estaban pendientes de hacer que nuestra visita fuera perfecta. Los invitamos a almorzar y ellos escogieron un restaurante chino, recuerden que Nao es un japonés chiveado y no le gusta el pescado ni sentarse en el piso, así que pudimos recordar las experiencias vividas recientemente ordenando en un idioma que uno no tiene idea, pero todo resultó delicioso en especial el arroz que Omar pidió, increíblemente en China nunca pudimos encontrar un plato de arroz chino como tal, él siempre se imaginó que allá se podría comer el mejor, pero no lo vimos; Acá finalmente pudo comerse un plato de alto nivel, claro que nunca como el arroz chino de su mamá, que con sus toques caseros, queda declarado oficialmente “EL MEJOR ARROZ CHINO DEL MUNDO“.
.




Un budita de la bondad
.
Ceremonia del Té
Después del almuerzo Sachiko nos había preparado una sorpresa, con la ayuda de una amiga suya, consiguió una invitación a un templo Zen, el Enkakuji Temple, donde nos recibieron dos monjes de esta comunidad y nos invitaron a la tradicional Ceremonia del Te, en una pequeña casa en la montaña al lado del templo nos sentamos en un salón tradicional, sobre el tapete de fibra, en una mesa bajita, con los dos monjes que solo hablaban japonés, y que nos sirvieron unos pequeños pastelitos de frijoles rojos dulces, y una tasita de té natural, que parecía una sopa de espinaca. La tradición dice que se debe comer el dulce primero para contrastar con el amargo del té, que hay que tener cuidado al tomarlo, porque es irrespetuoso tomar del lado de la tasa que lo mira a uno, se debe girar la tasa 180 grados para tomar el lado opuesto. El té era amargo pero no muy maluco, luego de terminar este nos sirvieron una taza de té normal, que disfrutamos mientras conversábamos con los monjes (con la ayuda de la traducción de Sachiko) y nos tomamos las fotos de rigor. Esta ceremonia es muy importante para la cultura japonesa y es original del budismo Zen, consistiendo primordialmente en la preparación del té natural, sirviéndolo a unos pocos invitados. La preparación y celebración de este requiere años de práctica pero no logramos entender a ciencia cierta su significado.
.



.
Sentou (baño público)
El uso de baños públicos tiene sus orígenes en el budismo en India, que luego se empezó a usar en China y posteriormente en Japón, donde desde el año 1200 se comenzaron a ver los primeros baños en Kamakura, inicialmente una costumbre usada por los sacerdotes budistas, que luego se fue transformando hasta convertirse en una tradición de todo el pueblo.
.
Sentou significa baño público en japonés y se empezó a utilizar comercialmente con el fin de suplir una necesidad básica de la población que no tenía facilidades en su propia casa, dada la escasez de espacio en el país esto se propagó como forma de optimizar el uso del agua y se convirtió en una costumbre comúnmente usada hasta el presente. Debido a la naturaleza volcánica de la isla, la presencia de aguas termales naturales es muy frecuente, por lo que el uso de las mismas se empezó a comercializar bajo el mismo concepto del sentou, en este caso se llama onsen, con una orientación hacia la relajación y no hacia proveer facilidades para limpieza corporal.
.
Durante las épocas de posguerra, el gobierno ha construido muchos de estos recintos, para proveer a la población del servicio básico de limpieza, sin embargo el número de baños ha disminuido después de la segunda guerra mundial, ya que cada vez más residencias disponen de duchas. Actualmente hay muchos sentou comerciales que ofrecen el servicio para la relajación en su mayoría bajo el concepto de onsen o baño termal natural, pero conservando gran parte de las características originales.
.
Un sentou o onsen consiste en 3 zonas principales: una zona de vestir, una zona de baño interna y otra de baño al aire libre. Los lockers para cambiarse, son iguales a los de un club, donde la gente deja su ropa y con una mini toalla únicamente pasa a la zona de baño, que está dividida en tres áreas, una serie de tocadores pequeños, con un mini banco, una ducha y elementos de baño (champú y jabón) donde cada individuo se baña literalmente como en su casa y luego pasa al área de piscinas termales bajo techo, donde hay varios tipos, unas individuales, otras comunales, con burbujas, chorros, con sales marinas, con diferentes temperaturas, sauna y turco etc.. Para todos los gustos. Y una tercera zona al aire libre (con el techo destapado) donde hay otra serie de jacuzzi en forma de quebrada natural, con piedra caliza, arbustos bonsái y ese tipo de ambientación, algunas de ellas son también en forma de gran caldera, como las que usaban los emperadores, en general son muy confortables y absolutamente bien mantenidas, pero el tema interesante es que todo el mundo está completamente desnudo, desde niños hasta ancianos, lo cual lo hace bastante raro para nosotros, pero en unos minutos se olvida uno de este pequeño detalle y se puede disfrutar de un rato de relax. Lo único que sugerimos es que lo hagan hombres y mujeres por separado, porque la verdad es bastante incomodo. Jajajajajajajaj, mentiras! Si son separados.
.

La única foto que pudimos tomar adentro del lugar, en la sala de descanso
.
Después de esta experiencia Sachiko, que en japonés significa “niña feliz”, decía que ya éramos japoneses, habíamos comido sushi en un isakaya, habíamos estado en la verdadera ceremonia del té y nos habíamos bañado en los baños públicos.
.
Un verdadero tesoro
.


.
La familia de Nao es de la región de Kamakura, y ha guardado por generaciones una colección de 7 katanas (sable con hoja curva) con más de 700 años de antigüedad, estas invaluables piezas antiguas son muy pesadas, hechas principalmente de hierro, carbón y otros elementos orgánicos cocidos en un horno cerrado por más de un mes, la empuñadura y vaina son generalmente de bambú, pero algunas tienen un mango muy especial hecho con piel de tiburón que absorbe rápidamente la sangre evitando el deslizamiento. El filo de la hoja de hierro es impresionante, su forma curva, brillo y los detalles del puño, la hacen una verdadera pieza de arte; Nao nos permitió admirarlas durante más de una hora, en su cuarto tradicional japonés, donde pudimos tomar fotos, posar con ellas; Además, Sachiko nos enseñó un kimono tradicional que guarda desde que cumplió 20 años, cuando sus padres se lo dieron como regalo para la ceremonia de la mayoría de edad; Ella se tomó el duro trabajo de vestir a Masu con el kimono, lo cual le tomó casi una hora, pero hicieron una noche realmente inolvidable para nosotros, las fotos hablan por si solas.
.


.
Al día siguiente llegó la hora de despedirnos, de nuevo desayunamos con ellos y pudimos intercambiar las ultimas ideas e historias de viaje, nos cansamos de invitarlos y motivarlos a visitar Colombia y estamos seguros de que los tendremos por allá pronto, así que los papás de Omar deben prepararse para jugar golf en japonés, y seguro que Jardín tendrá el honor de recibir a estos amigos tan especiales que tenemos al otro lado del mundo.
.
Últimos días en Tokio
El miércoles 23 de septiembre nos fuimos en tren para Tokio para pasar nuestra última noche de nuevo en un hostal de mochileros, escogimos el mismo de Hiroshima para ir a la fija, y resultó muy lindo, esa tarde visitamos el barrio de Ueno, el lugar que Omar se soñaba encontrar no resultó tal, estando en la cuna de las motos, asumimos que había un barrio lleno de tiendas con todos los productos de motos, y aparentemente, este era el barrio de Ueno (el distrito de las motos), efectivamente encontramos muchas tiendas grandes con miles de artículos y cosas novedosas, pero nunca como lo imaginamos, el deterioro de la economía se ve claramente en esta industria que parece haber sufrido directamente sus efectos. Sin embargo, nos gastamos la tarde entera viendo cascos y chaquetas, y hasta compramos un par de cosas que luciremos por las calles colombianas a nuestro regreso.
.
Mercado de pescado de Tsukiji
El siguiente día tenía un objetivo muy especial: visitar el mercado de pescado. A las 5 AM ya estábamos en la estación del metro, para dirigirnos al mercado de Tsukiji. El Uogashi (mercado de pescado en el borde del río) empezó en el periodo Edo, cuando la comida de mar que pescaban en las áreas de la bahía de Tokio se vendía en el mercado cerca del puente Nihombashi. Años más tarde, en 1923 se introdujo una ley de mercado de pescado mayorista y nació oficialmente el mercado de Tsukiji en un área de 220.000 metros cuadrados. Todos los días llegan 4.000 toneladas de pescado y vegetales, y cientos de personas de la ciudad y ciudades cercanas llegan al amanecer en busca de pescado y mariscos frescos.
.

.
A las 5 de la mañana comienza la actividad en este mercado y se realiza la subasta de atún a viva voz, que durante dos horas permite la libre comercialización de los atunes que llegan en los buques pesqueros. La subasta se realiza hace por lotes de atúnes congelados de gran tamaño, que se filan en un salón frío, donde los traders de pescado examinan el producto con su pequeña hacha y van calibrando la oferta para luego hacer sus apuestas cuando suena la campana. Unos personajes con botas de caucho y overol se paran en un banquito y comienzan a gritar el precio base y en frente de todos los traders, quienes con un gesto en la mano derecha van pujando el precio hasta que se logra el precio máximo y se venden, una vez adjudicado el lote, llegan unos pequeños montacargas que se llevan el pescado a la tienda del trader, donde será finamente cortado en pequeños filetes (sashimi) para su distribución al detalle. Para tener una idea de la magnitud de este mercado, el record de precio fue marcado en el 2001 cuando se vendió un atún de aleta azul de 202 kg por $20 millones de yenes (185.000 dólares) es decir unos 900 dólares el kilo. Imagínense a como le cobraron el plato de sushi a los ejecutivos que cenaron esa semana en los prestigiosos restaurantes de la ciudad.
.

Traders de pescado en la subasta

.
La mayoría de atunes que se ven son de 200 a 300 kilos, aunque hay una foto del record de atún marcado por un animal de casi 500 kilos unos años atrás. Luego de presenciar la emocionante subasta, caminamos por todas los pequeños puestos del mercado, donde van preparando los mariscos y pescados de la manera más cuidadosa, la comida en Japón es todo un arte, la forma de cortar, preparar y empacar es una festival de colores y organización que da gusto presenciar. Imagínense en semejante cantidad de pescado como debería ser el olor, pero no huele casi a pescado, todo está tan organizado y limpio que se puede disfrutar por horas, si logras evitar que te pise uno de los montacargas que pasan a toda velocidad por entre los pequeños callejones cargados con mercancía. Curioseando pudimos tener una experiencia muy especial, en una tienda donde estaban cortando uno de los inmensos atunes, el carnicero nos ofreció una taza de té verde y luego nos dio un platico con lajitas (sashimi) del atún que estaba cortando, así es que lo prueba la gente que va a comprar para comprobar su calidad, y debemos decir que es absolutamente delicioso, el mejor sashimi de atún que nos hemos comido en el mundo, realmente fresco, suave y sabroso.
.

Susa tomandose el té, al lado de un atún más grande que ella


Huevos de salmón

Que tal estas gambitas rojas?
.
Después de mucho preguntar y tomar fotos, nos fuimos a la zona de restaurantes a la salida del mercado, donde sirven todo tipo de sushi y platos frescos, en algunos había hasta fila, tanto de turistas como de locales y hasta ejecutivos que llevan a conocer este atractivo de la ciudad. Encontramos un restaurante muy especial, Sushizanmai, una esquina en medio del mercado, con una barra grandísima de sushi, y unos chefs muy particulares que gritaban un saludo formal a todos los visitantes cada que entraban o salían del lugar. Así que desayunamos pescado crudo, como se debía hacer en este día, comimos ikura (huevos de salmón), salmón, pulpo, unagui (anguila asada), y por supuesto atún, aprendimos que el atún no solamente te califica por el tipo de pescado (atún de aleta amarilla, aleta azul, albacora, o atún rojo) sino que depende de la parte del pescado de donde se corta el sashimi. En los restaurantes de sushi de occidente el atún que te sirven es completamente rojo sin betas de grasa y la idea que teníamos era que era mejor mientras más rojo, pero estábamos equivocados, es mejor mientras más grasa tenga, porque es más jugoso y con mejor sabor, así que te venden el atún rojo a 128 yenes el filete, el medio graso a 298 y el graso a 398. Inclusive el graso lo ofrecen levemente asado, con un soplete de gas como el que usan para hacer el postre francés (creme brulee) lo doran por encima, realzando el sabor de la grasa y es un bocado de dioses, que solo hemos visto en Japón.
.


.
Ginza y Odaiba


Puente Arcoíris
.
Lleno de historia, edificios antiguos con grandes tiendas por departamentos y prestigiosas boutiques, Ginza es el distrito de los adultos más sofisticados, sus calles y aceras son ambientadas por la clase más alta de la ciudad, que luce sus más elegantes vestimentas y le da a esta parte un toque muy parecido al de SOHO en Londres. Caminamos por allí con nuestra pinta de turistas de bajo presupuesto, hacia la estación del metro shimbashi, para tomar la línea nueva de Yurikamome, que va por encima en medio de los edificios más altos, modernos y elegantes, sobre la bahía, luego cruza el mar en el puente arcoíris, y llega a la estación Odaiba, en medio de un desarrollo urbanístico perfecto, este barrio nuevo es sede del edificio de Fuji TV, de la rueda de chicago, varios centros comerciales y del parque marino de Odaiba. Pasamos la mañana contemplando el panorama, al lado del agua, donde los jubilados pescan durante horas al frente del puente arcoíris (insignia de la ciudad) y de las grandes grúas del puerto y el fondo de edificios de espejos que parecen una maqueta más que la realidad.
.

Edificio Fuji TV

Desde el primer vagón del metro
.
Al regreso caminamos hasta el mercado de pescado de nuevo, y almorzamos en el mismo restaurante, para cerrar con broche de oro nuestra visita a la tierra del sol naciente. Un lugar donde pudimos entrar realmente en contacto con la cultura, llevarnos una verdadera idea de sus costumbres y un recuerdo muy positivo de su gente, que con sus buenos modales, su organización, disciplina y su amabilidad hacen honor a la fama que tienen y te hacen tomar especial cariño de su maravilloso país.
.

Fatty tuna (atún graso), delicioso!!

.
ARIGATO GOZAIMASU NIPPON